Uno de mis roedores favoritos es Remy, una rata chef francesa capaz de elaborar los más exquisitos platos. Ojalá me preparase el tupper de la comida cada mañana…

Remy y Linguini

Ratatouille (2007, Brad Bird) es una película de animación producida por Pixar que cuenta la historia deRemy, una rata que vive en el ático de una casa francesa y que sueña en convertirse en un gran chef. Un día, la señora que habita en el ático, descubre a Remy y a su familia y los expulsa de su casa. Remy acaba encontrándose en el restaurante más famoso de la ciudad y, gracias a su gran sentido del olfato y del gusto, consigue arreglar una sopa que apuntaba al fracaso. El responsable de esa sopa es Linguini, un cocinero un poco patoso que, con la ayuda de Remy, consigue salvar el plato convirtiéndolo en el éxito de la noche. Desde ese momento, Remy y Linguini se asocian en secreto (¡una rata no puede estar en la cocina!), Remy consigue ser el chef que siempre había soñado ser y Linguini el reconocimiento que siempre había deseado tener. Pero no todo es tan fácil, al final, una mentira así, no puede durar mucho…

Remy es una rata audaz e inconformista, soñadora y luchadora. Es amiga de sus amigas y como no, ¡una gran chef!

Por cierto, como dato curioso decir que el cuerpo de Remy está recubierto por un total de ¡1.150.070 pelos! Duro trabajo el de los animadores…. Comentan que para estudiar el movimiento de las ratas, un año antes de empezar con la película, habían instalado en los estudios de Pixar una jaula llena de ratas en la que los animalitos podían correr, caminar o dormir. Así que estuvieron un año observando los movimientos de estos pequeños roedores, como movían sus patas, la cola, la nariz, las orejas…