Un volcán se produce cuando el magma del interior consigue aflorar a la superficie por una brecha, lo que crea una estructura alrededor, de forma más o menos cónica.
Pero “supervolcán” es uno cuya cámara magmática es miles de veces más grande bajo la corteza, y que puede abrirse paso en ciertos momentos, liberando así toda la energía de forma mucho más violenta.
Los geólogos estiman que estas erupciones “supervolcánicas” se producen raramente (una cada 100.000 años), aunque son capaces de devastar un área enorme y de mandar miles de kilómetros cúbicos de materia a la atmósfera.
Pero el término “supervolcán” es más periodístico que geológico o técnico. Se popularizó a partir de que el programa de divulgación científica de la BBC, Horizon, lo utilizase para referirse a las erupciones de gran intensidad y con capacidad para modificar el paisaje circundante e incluso el clima.