Causados por la Agrobacterium tumefaciens. Este organismo origina unos nódulos conocidos como agallas, o tumores del cuello. Cuando una planta presenta pequeñas heridas, secreta una sustancia que alerta a esta bacteria.
A través de las zonas lesionadas, la bacteria se introduce en la planta y le transmite su propio ADN. De ahí que a los científicos les resulte tan interesante. Sobre todo, en ingeniería genética.
La Agrobacterium tumefaciens constituye un medio muy adecuado para transmitir las propiedades que se quieran implantar en un determinado cultivo. Por ejemplo, si se pretende criar plantas resistentes a insectos.